25 de octubre de 2021

UTV noticias

INFORMACIÓN Y ACTUALIDAD EMPRESARIAL

Radiadores de aluminio o radiadores eléctricos: ¿Qué opción es más recomendable? Por Glovasol

2 minutos de lectura

Dentro de las instalaciones de los sistemas de calefacción, los radiadores desarrollan una función muy importante, puesto que su mayor fin es climatizar el hogar en invierno o en cualquier época del año en la que se requiera.

Existen distintos tipos de radiadores, que se acoplan a las necesidades de calefacción y de presupuesto de cada persona. Los más comunes son los radiadores eléctricos y los radiadores de aluminio, cada uno con características diferentes para cada espacio.

Aquellas personas que busquen equipar sus casas con radiadores ahora que se acerca cada vez más el invierno, encontrarán su opción acorde en Glovasol. Esta empresa se encarga de proveer a sus clientes de un extenso catálogo de radiadores de calefacción, con una ventaja competitiva de calidad-precio que los posiciona como una de las empresas más destacadas del sector. 

Radiadores de calefacción de aluminio 

Los radiadores de calefacción por agua, especialmente los de aluminio, tienen una manera sencilla de trabajar: su proceso se basa en la circulación de agua caliente, proveniente del generador de calor, que puede ser el de una caldera, creando calor por radiación o convección, dependiendo de la temperatura en que se encuentre el agua.   

Los radiadores de aluminio pueden ensamblarse según las necesidades de calor que requiera cada persona. Una de sus mayores ventajas es que poseen poca inercia térmica, lo que les permite llegar a la temperatura ideal en poco tiempo, además generan calor por convección y radiación. 

Características de los radiadores de calefacción eléctricos

A diferencia de los radiadores de aluminio, los radiadores eléctricos obtienen su calor directamente de las instalaciones eléctricas, lo que les permite emitir calor radiante y directo al ambiente. Otra gran diferencia es que los radiadores eléctricos no necesitan una instalación compleja como la requerida por los radiadores de aluminio o de calefacción por agua, solo basta con instalarlos en la pared y conectarlos a una toma de corriente.

El control de la temperatura de los radiadores eléctricos es individual, ya que se ajusta a través de las válvulas termostáticas que posee cada uno, lo que quiere decir que pueden variar las temperaturas según la estancia donde se instale el radiador eléctrico

Este tipo de radiadores resulta más rentable para los consumos de calefacción medio, que se generan en las zonas con climas templados. 

Para saber qué tipo de radiador de calefacción resulta más conveniente para el hogar, es importante evaluar el presupuesto y las necesidades que tiene cada vivienda. Glovasol.es, además de ofrecer productos de gran calidad, dispone de un equipo profesional altamente capacitado y experimentado para la atención al cliente, dispuesto a asesorar en las ventas de cada uno de sus productos.